martes, 18 de agosto de 2009

CAUSA DE MARIANO SERRANO SÁNCHEZ


La historia de esta causa comienza así : Asunción Valdés («la Señorita ») fue heredera de una de las mayores haciendas de La Torre de Esteban Hambrán. Esta hacienda estaba arrendada en los años treinta a una familia llamada de apodo « los Culo-largos ». Resulta que éstos no le pagaban el arrendamiento correctamente y tuvo que hacerles un pleito y ella lo ganó. Determinaron quitarles la hacienda y todas las cosechas en marcha fueron incautadas. Entonces ella para cobrarse en lo que pudo decidió tratar con labradores del pueblo de posición mediana. Estos se pusieron de acuerdo en coger las tierras de labor que estaban sembradas y cuando recolectaran las cosechas, pagarle lo que le debían y seguir labrando las fincas. Para esto se formó una cooperativa que recolectó todos los cereales de sus fincas, se trillaron estos cereales en su era llamada de Juan Flores, enfrente de la ermita de San Roque (yo participé en esa trilla). Le pagaron todo lo que los « Culo-largos » le debían y al año siguiente en vez de cultivarse las fincas en cooperativa, se cultivaron en parcelas, fijando un precio por ellas que los labradores pagarían. Las olivas las labrarían también ajustando las cuentas de lo uno y de lo otro. Todo esto su administrador lo resolvería en acuerdo con los labradores.

Como resulta que los nuevos arrendatarios eran de izquierdas y que todo marchaba a la perfección, le cogieron una rabia fenomenal a « La Señorita » y también a su administrador, Mariano Serrano Sánchez.

Así como las izquierdas se unieron favoreciendo en lo que pudieron a esa señora, las derechas se unieron para ir contra ella y su administrador. Entre los enemigos más acérrimos estaba Josefa Aguado, « La Pepita », porque ésta tenía un parentesco lejano con los familiares de Asunción Valdés y toda la herencia fue a parar a sus manos.

Así pues no es de extrañar para todo aquel que conoce la historia que “La Pepita” y sus amigos se unieran para hacer todo el mal que pudieran a « La Señorita » y a su administrador, Mariano Serrano.

En los tiempos del franquismo, para meter a una persona en la cárcel o fusilarla no hacían falta pruebas, sólo las cinco flechas, en la solapa, eran suficientes, así pues todas las acusaciones que se formularon contra Mariano Serrano Sánchez son completamente falsas y no tienen más fundamento que la venganza sea como sea, porque « La Señorita » y su administrador favorecieron en cierto modo a los obreros agrícolas y labradores de izquierdas.

Daniel Serrano Recio, París, 21 de abril de 2010.



Pitillera de Mariano Serrano Sánchez (el "Navarrito"), que le hizo en la cárcel un compañero preso, recuerdo de gran valor sentimental para su nieto, Manuel Serrano.


3 comentarios:

  1. Si algún descendiente de los presos que estuvieron en Talavera o en las muchas càrceles en que estuvo el "Navarrito", supiera quién hacia tan elaboradas pitilleras, de regalo o para ayudar a las familias de los presos, nos alegraria saber el nombre del artista, aunque dice Daniel Serrano que todos los labradores y jornaleros encarcelados de la Torre, hacian joyas, juguetes, aviones y barquitos para sus familias de regalo.
    Eudaldo hizo, dice Daniel, un barco grande de cartones y papeles, que guardó una hermana.
    Comprendo que Manuel conserve con cariño aquel objeto de su abuelo.
    Rose-Marie Serrano

    ResponderEliminar
  2. Manuel, La justicia se obtiene exclusivamente con la verdad.
    Te agradezco te comuniques conmigo de inmediato

    Mariano Serrano Pardo

    gruposesamo@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. Mariano te enviado varios correos a gruposesamoy no se si te han llegado bueno si quieres contactar conmigo mi correo es manuelserrano1955@hotmail.com un saludo.Manolo

    ResponderEliminar